Mujeres

Heroinas

Estaba pensando en escribir algo sobre el 8 de marzo y he llegado a la conclusión de que no puedo entender mi mapa sin las mujeres que ha habido en mi vida. No sería quien soy, ni pensaría lo que pienso, ni haría lo que hago.

Pero es más, si tuviera que hacer un balance, sobre lo dado y lo recibido (algo así como la huella ecológica de mi relación con las mujeres), si existiera el IBPG (Indicador del Balance Personal de Género), éste sería inmensamente negativo para ellas, a la vez que cómodo y sumamente beneficioso para mi, por lo que parte de la riqueza que puedo tener, sé que se la debo, o en otras palabras, estoy en deuda: me han dado mucho más de lo que yo he compartido; me han cuidado siempre y mucho más de lo que yo fui capaz de hacerlo; me han querido más, me han mimado más, me han escuchado más, han estado más atentas, me han ayudado más, me han felicitado más, me han dedicado más tiempo del que yo dispuse para dar. También me han enseñado más y sobre todo, han sido más sinceras, claras, comprometidas y auténticas de lo que yo he sido con ellas.

Mucho trabajo silencioso y cotidiano me queda para devolver la deuda, pero me comprometo, política, poética y personalmente a seguir intentándolo, y en el camino, espero poder seguir contando con vosotras, pero esta vez, de manera más justa, más libre, armoniosa e igualitaria.

Por todo, no sé si va primero el “gracias” o el “perdón”.

Como no posible pensar en “todas” las mujeres sin caer en simplificaciones, se me han venido a la mente como una cascada, entre muchas otras, aquella tremenda mujer que me dio la vida; mi propia hija, que llegará entre azahares esta primavera; algunas amigas, unas viejas y otras nuevas; las imprescindibles, compañeras con quienes he compartido parte del camino; con quien lo comparto hoy; mis abuelas, grandes y sabias; también amantes; algunas compañeras de viaje solamente conocidas o tal vez olvidadas; hermanas de vida, maestras…

A ti, Naia, Celia, Antonina, Paloma, Lola, Valentina, Edurne, Miri, June,  Marylin, Itziar, Yiyi, Reina, Noa, Marta, Argiñe, Paula, Carmencita, Ainhoa, Sonia, Uxue, Miren, Leire, Izaskun, Loli, Lidia, Aran, Tania, Esther, Marian, Lucia, Irati, Idania, Nekane, Madari, Itzi, Bea, Cayetana, Arantza, Coral, Luna, Natalia, Amona, Josune, Georgia, Carmen, Cándida, Izaskun, Idania. Ainhoa, Esti, Eva, Mariajo, Maite, Bego, Celia, Usoa, Mirentxu, Ana, Tania, Irene, Pili, Aurora, Clara, Pilar, Mae, Neivis, Teresa, Natasha, Amelia, Ohiana, Rebeca, Amaranta, Natalia, Aintzane, María, Alaitz, Ibabe, Alicia, Elena, Marijose, Amelie, Amaia, Leila, Diana, Esther, Mariluz, Mila, Rosita, Yolanda, Miriam, Aitziber, Giselle, Elsa, Piedad, Amina, Sajma,  Anna, Araceli, Maritrini, Bernie, Clara, Amaranta, Gurutze, Carolina, Raquel, Arantza, Begoña, Claudia, Gema, Mónica, Ianire, Idoia, Anemiren, Arantzi, Maite, Silvita, Vero, Caro, Maika, Oro, Mariajesus,  Margarita, Judith, Nazaret, Nora, Rosa, Rosario…Y muchas más.

Zorionak eta eskerrik asko, bihotzez.

Para todas, un regalito musical, “Dignificada” de Lila Downs.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Feminismos, Hombres haciendo paces, Los hombres ante la igualdad, Tomara. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mujeres

  1. Giselle dijo:

    Rixar…hermosas tus palabras, si algo aprendí en todos estos años es a reconocer cuando alguien se desnuda y permite tocar su alma con palabras salidas directamnete del corazón…reconozco…tu esencia y te perdono…si alguna de esas palabras…me rozan por asomo…y te quiero..y me alegro de que nos cruzaramos alguna vez en el camino…y deseo que en el futuro podamos compartir algun pedacito de espacio profesional…alguna causa común…algún sueño de equidad…porque aunque no te parezca…lo que hacías en unicef, la literatura que me facilitastes…despertó …un bichito que aun se forma y crece…creo que fue el gen de la investigadora que pretendo ser…la pequeña trabajadora de espacios sociales…para que veas que no siempre uno se imagina como irradia o influye, en otros a los que casi no alcanzamos a conocer.

  2. Arkaitzu dijo:

    Mi querido camino de aita,

    te hablo desde la mujer que hay en mi, porque a ella llegaste y tocaste hace tres años, y trasnsformaste tu mi vida, y extirpaste la oprimida mujer que todo hombre llevamos dentro para transformar este homrbe en permanent construcción, un beso grande,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s